Rastros de Dixan

El Periódico

elperiodico

19/1/2008 20:38 h

La Guardia Civil detiene en Barcelona a 14 personas relacionadas con el terrorismo islamista

EFE
BARCELONA

La Guardia Civil ha detenido en Barcelona a 14 personas presuntamente vinculadas con el terrorismo islamista que habían adquirido material susceptible de fabricar explosivos y se planteaban conseguir otros elementos con los que realizar eventualmente atentados.

Los detenidos, 12 paquistanís y dos hindúes, han sido arrestados en el marco de una operación en la que también se han registrado cinco domicilios en el barrio del Raval, en los que se ha encontrado diverso material que puede formar parte de explosivos o puede ser utilizado para fabricar explosivos, como cuatro temporizadores.

Así lo confirmó en rueda de prensa el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, quien explicó que los detenidos estarían planteándose adquirir nuevos medios para fabricar explosivos y por tanto, “eventualmente realizar atentados violentos”.

Adquirían material para atentados

Las fuerzas de seguridad han podido acreditar que este grupo estaba “un paso más allá de la radicalización ideológica”, que mostraban otros detenidos en otras operaciones policiales desarrolladas en los últimos años, que tenían que ver más con la financiación y la captación de personas.

Los presuntos terroristas islamistas, que mantenían reuniones en algunos lugares no precisados y de quienes se desconoce si tenían contactos con grupos radicales islamistas, estaban “aprovisionándose de material susceptible de formar parte de explosivos” y “estaban ya en la fase de actividad”, según Rubalcaba.

“Cuando alguien tiene en su casa temporizadores, no hay más remedio que pensar que está planteándose acciones de tipo violento”, subrayó el ministro, quien no obstante recalcó que por el momento no hay datos que permitan concluir que los arrestados planeaban un atentado inminente.

Análisis químicos y control informático

La operación permanece abierta a la espera del resultado de los análisis químicos y el examen del material informático y los teléfonos móviles incautados a los detenidos, que han sido trasladados a la Dirección General de la Guardia Civil en Madrid donde permanecerán hasta que pasen a disposición del Juzgado de Instrucción número 2 de la Audiencia Nacional, cuyo titular es Juan del Olmo.

Los análisis del material incautado permitirán determinar la veracidad de las informaciones que la Guardia Civil recibió del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y de otros servicios europeos sobre la posibilidad de que se estuviera preparando alguna acción terrorista en Barcelona.

Rubalcaba cree que no se puede decir que este tipo de terrorismo tenga preferencia por una Comunidad Autónoma respecto de otra, pero se ha mostrado prudente sobre las intenciones y el grado de preparación de este grupo.

El ministro recordó que España aparece como objetivo en los comunicados de Al Qaeda, al igual que otros países europeos, y resaltó que para combatir esta amenaza las fuerzas de seguridad mantienen una alerta permanente.

Contacto entre Saura y Rubalcaba

Durante el desarrollo de la operación, el ministro ha estado en permanente contacto con el conseller de Interior de la Generalitat, Joan Saura, quien ha desmentido “absolutamente” que Catalunya sea un “nido” de grupos islamistas.

No obstante, el conseller admite que “existe un riesgo” de posibles atentados de estos grupos, que también se da en otros países de la Unión Europea y del norte de África.

Al igual que el ministro del Interior, también el presidente del Gobierno, Jose Luis Rodríguez Zapatero, desde Braga (Portugal) donde ha participado en la XXIII cumbre hispano-lusa, apeló a la prudencia ante el alcance de estas detenciones.

Zapatero ha felicitado a los servicios de inteligencia y a la Guardia Civil y ha destacado la “importante colaboración internacional” con la que ha contado esta operación, que ha sido la primera llevada a cabo este año en España en la que se ha detenido a presuntos terroristas islamistas.

_______________________________________________

20/1/2008  LA AMENAZA ISLAMISTA |OPERACIÓN DE LAS FUERZAS DE SEGURIDAD CONTRA LA TRAMA DE AL QAEDA EN CATALUNYA

Los 14 detenidos en BCN planeaban atentados en España y en Francia

ANTONIO BAQUERO/JORDI CORACHÁN
BARCELONA

Nunca antes, con la trágica excepción del 11-M, una célula de terroristas islámicos había estado tan cerca de preparar un atentado en España. Y en esta ocasión, Al Qaeda apuntaba contra Barcelona. Los 15 extremistas –12 paquistanís, dos indios y uno no identificado– que fueron detenidos ayer en dos redadas en los barrios de Santa Caterina y del Raval formaban “un comando vinculado a la yihad global que estaba preparándose para cometer una serie de atentados de un calibre similar al del 11-M en España y Francia”, según fuentes del ministerio del Interior.

Catorce de las detenciones se produjeron en la madrugada del sábado, aunque la operación seguía abierta al cierre de esta edición, tras apresarse anoche al propietario de una pastelería de la calle del Hospital. Estas fuentes señalaron que el comando pretendía “atentar a corto plazo en varios lugares de España y Francia y, entre esos objetivos, estaba cometer un gran ataque terrorista en Barcelona”. Prueba de lo avanzado del plan es que la célula desmantelada había dejado la fase de planificación y estaba inmersa en fabricar explosivos.

SOPLO DESDE PAKISTÁN

El operativo se inició cuando, desde Pakistán, llegó al servicio secreto de un país europeo la información de que en Barcelona había un comando con intención de atentar en breve. Ese servicio contactó con el Centro Nacional de Inteligencia (CNI), los servicios secretos españoles, que, en colaboración con la Guardia Civil, lograron ubicar la célula terrorista.

Varios días de seguimientos confirmaron las sospechas. “El viernes por la noche se vio a varios de esos individuos cargados con mochilas y dirigiéndose a una misma vivienda. Se temió lo peor. La situación se precipitó por el temor a que el atentado pudiera producirse esa misma noche, así que se decidió actuar”, comentaron fuentes de Interior.
A las 2 de la madrugada, agentes de la Guardia Civil recibieron la orden de entrar en dos viviendas, dos mezquitas y una panadería, situadas en la calle de Massanet, Hospital, Riereta y de la Cera. Pero fue en el local de la calle de Massanet donde nueve de los presuntos terroristas fueron pillados en pleno operativo. “En el momento en que se entró en ese piso de la calle de Massanet, los acusados estaban en plena clase práctica de cómo fabricar los explosivos; había varios que estaban enseñando a los otros, con ayuda de plastilina, cómo elaborar las bombas”, señalaron fuentes de Interior.

PEQUEÑOS ENSAYOS

Las fuerzas de seguridad pensaban que los extremistas guardaban los explosivos en esas vivienda. “Éramos conscientes de que nos podíamos enfrentar a una situación como la de Leganés”, explicó ese responsable, en referencia a la acción en que se suicidaron la mayoría de los autores del 11-M al verse acorralados por la policía.

Aunque no se hallaron explosivos, la Guardia Civil se incautó de detonadores, temporizadores y metralla, sobre todo bolas de acero. Además, se hallaron restos de productos químicos que ayer estaban siendo analizados para determinar si, como se sospecha, o bien se trata de restos de explosivo o de los ingredientes para fabricar un explosivo similar al empleado por los terroristas que cometieron los atentados del 7 de julio del 2005 en Londres. “Habían ensayado ya, pero mezclando muy pocas cantidades”, explicaron esas fuentes.

“MUCHO DAÑO”

Según Europa Press, en los registros se halló una bolsa con menos de 50 gramos de peróxido de acetona, explosivo muy destructivo. El hecho de que el material incautado fuera rudimentario no rebaja la amenaza. “Los autores del 11-M no obtuvieron los explosivos hasta 10 días antes del atentado”, advirtió un responsable antiterrorista.

“Esta gente quería hacer mucho daño, dar un gran golpe en Barcelona”, señala el responsable de otro cuerpo de seguridad que ha participado en la operación. Según su intención, el objetivo del comando era cometer una serie de atentados en España “como represalia por la presencia de tropas españolas en Afganistán”. Además, los detenidos querían extender los ataques a Francia. La inspección del material informático incautado debe arrojar más datos sobre las intenciones de los miembros del comando, trasladados ayer en furgones blindados desde Barcelona a la sede de la Audiencia Nacional en Madrid.

En una comparecencia de urgencia en Madrid, el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, confirmó lo avanzado de los planes del comando. Según él, los detenidos habían dado “una paso más allá de la radicalización ideológica” y “estaban ya en fase de actividad” al adquirir “material que puede formar parte de explosivos o puede ser usado para fabricarlos”.

ALERTA ALTA

“Cuando alguien tiene en casa temporizadores no hay más remedio que pensar que estaba planteándose acciones de tipo violento”, dijo el ministro, que admitió que España está en el punto de mira de la organización de Osama bin Laden: “España aparece en todos los comunicados de Al Qaeda, así que estamos en un nivel muy alto de alerta”.
Al tanto de la operación por Rubalcaba, el conseller de Interior, Joan Saura, compareció también de urgencia, en la Generalitat. Admitió el “riesgo” del terrorismo islamista pero negó que Catalunya sea “un nido” de Al Qaeda. CiU le atacó por “minimizar” la cuestión.

El presidente José Luis Rodríguez Zapatero prefirió ser cauto al ser abordado al fin de la cumbre hispano-lusa en Braga. Con todo, reveló que las detenciones tuvieron una “importante colaboración internacional” y “felicitó” a los servicios secretos y a la Guardia Civil, informa Patricia Martín.

_______________________________________________

20/1/2008  CONEXIONES INTERNACIONALES|LA AMENAZA ISLAMISTA

El núcleo duro del comando se entrenó en campos paquistanís

J. CORACHÁN /A. BAQUERO
BARCELONA

El comando desarticulado ayer estaba formado por al menos cuatro extremistas paquistanís residentes en Barcelona vinculados a la secta islámica del tabligh, mientras que el resto de detenidos eran individuos llegados del extranjero expresamente para cometer esas acciones armadas. Según explicaron a este diario fuentes de Interior, entre esos extremistas llegados del extranjero había “varios que han recibido entrenamiento en campos terroristas de Al Qaeda en Pakistán”. Entre los detenidos hay al menos una persona vinculada al comando extremista desmantelado por los Mossos d’Esquadra en la operación Mordisco, en el 2004.

Esas fuentes señalan que los miembros llegados de fuera “formaban una especie de comando nómada e itinerante, que cambiaba constantemente de domicilio y que vivía de forma muy austera, durmiendo en colchones en el suelo”. Además, según informó la agencia Europa Press, las alarmas saltaron cuando esta semana pasada se unió al grupo un paquistaní llegado desde Francia y considerado por los servicios de inteligencia europeos como un relevante jefe extremista.

No obstante, según las investigaciones, los detenidos llegados del extranjero no habían logrado penetrar en el seno de la comunidad paquistaní, donde no contaban con respaldo, sino que solo disponían de apoyos puntuales de extremistas establecidos aquí.

PROFESOR DE URDU

Varios de los extremistas detenidos ayer eran miembros del tabligh, una organización islámica proselitista extendida por todo el planeta, y frecuentaban la mezquita Tarik Bin Ziad, en la calle de Hospital, el oratorio islámico más importante de Barcelona.

Uno de ellos llegó a ser imán en ese templo religioso durante un periodo y daba clases de idioma urdu a los niños. “Yo conocí a algunos de los detenidos, que eran fieles de esta mezquita, pero nunca pensé que podía pasar una cosa así”, señaló Lahcen Sau, imán de esa mezquita y actual presidente del Consell Cultural Islàmic de Catalunya.
Mohamed Iqbal, presidente de la Asociación Camino de la Paz, señaló que conoce a varios de los detenidos y que le ha sorprendido su detención. “Esta gente se dedica al proselitismo y se reúne para planificar las visitas que va a hacer”, dijo. Sobre los temporizadores, señaló que pueden ser los despertadores que usan para levantarse para sus oraciones.

SOSPECHAS REFORZADAS

Estas detenciones refuerzan las sospechas de las fuerzas de seguridad de que algunos miembros del tabligh, pese a que se reclama como no violento, es una tapadera para actividades extremistas y para enviar voluntarios a Pakistán, donde los más extremistas reciben entrenamiento armado.
“Estas detenciones muestran el papel vertebral de los extremistas paquistanís en las actividades de Al Qaeda”, señaló Fernando Reinares, uno de los principales expertos españoles en terrorismo islamista. “Pakistán es el eje ideológico, organizativo y operativo de Al Qaeda, y es el país donde operan más grupos vinculados a la yihad global”, añadió.

_______________________________________________

20/1/2008  LA AMENAZA ISLAMISTA|LA COOPERACIÓN INTERNACIONAL

El espionaje paquistaní crea un centro de investigación en BCN

ANTONIO BAQUERO
BARCELONA

Con excepción del territorio británico, Catalunya se ha convertido en la principal base en Europa de varios grupos extremistas paquistanís. La amenaza que supone esa importante presencia extremista ha llevado al Gobierno de Pakistán a desplegar a sus servicios secretos, el ISI, en territorio catalán, sobre todo en Barcelona, según han explicado a este diario fuentes de las fuerzas de seguridad españolas. El Gobierno español conoce ese despliegue de la inteligencia paquistaní que, según esas fuentes, se inició en el 2003 con la llegada de agentes que se han instalado aquí bajo la cobertura de varias empresas tapadera.

En varias investigaciones, algunas de delincuencia común, esos espías han colaborado con los agentes españoles. Como señala un responsable antiterrorista español, “Pakistán ha enviado aquí a gente muy competente y de mucho nivel de sus servicios secretos”. Varios de esos agentes del ISI fueron enviados a Catalunya con el único objetivo de señalar a las autoridades españolas las actividades delictivas de individuos considerados peligrosos.

Uno de los objetivos de esa colaboración es ubicar a aquellos individuos que se sospechan que han sido formados en campos de entrenamiento en la frontera entre Pakistán y Afganistán y que se teme que se han desplazado a Catalunya.

El Ejército de Mahoma y el Ejército de los Puros

Dos son los grupos terroristas paquistanís de la órbita de Al Qaeda que han conseguido penetrar en España, sobre todo en Catalunya: Jaish e Mohamed (JEM, El Ejército de Mahoma) y Lashkar e Toiba (LET, El Ejército de los Puros). Un agente antiterrorista paquistaní señaló a este diario que “el Jaish e Mohamed tiene en Catalunya su principal base en Europa, solo superada por las que tiene en Gran Bretaña”. Esas fuentes señalaron que el JEM “ha reclutado a paquistanís residentes en Barcelona y los ha enviado a Pakistán, donde se les ha puesto a disposición de Al Qaeda en las zonas tribales”. Un itinerario muy parecido al que hicieron dos de los autores de los atentados del 7 de julio del 2005 en Londres.

Según esas fuentes, ese aterrizaje en Catalunya, y también en La Rioja y Andalucía, se debe a que, “ante el aumento de la presión policial que se registró en Gran Bretaña tras los atentados de Londres, parte de la estructura logística que estos grupos tenían en el Reino Unido se trasladó a la Europa continental, sobre todo a Francia y a España”.
Por su parte, fuentes de los Mossos d’Esquadra explican: “En Catalunya esas doctrinas radicales se han implantado, difundidas por individuos, bautizados como elementos con convencimiento, a los que estamos vigilando muy de cerca pues quieren crear en el seno de la comunidad una masa de seguidores entre los que poder reclutar.”

Robo de tarjetas de crédito y secuestros

La obtención de recursos financieros son una de las principales actividades de los extremistas paquistanís instalados en Catalunya. Según un agente español de la lucha antiterrorista, “una de sus principales fuentes de financiación consiste en robar tarjetas de crédito en Gran Bretaña, clonarlas y enviar las copias a España”. Aquí, estas células disponen de una estructura de comercios con cuyos dueños están compinchados. Les piden que hagan un cargo a la tarjeta de entre varios cientos a varios miles de euros. El dueño del local les entrega ese dinero y, a cambio, se queda con el 10%.

Aunque la mayoría de esos comercios y empresas son propiedad de paquistanís, hay algunas sorprendentes excepciones. “Algunos de los cargos más importantes se hacen en clubs de alterne”, explica. Además, los extremistas obtienen mucho dinero extorsionando a sus compatriotas en España a los que obligan a pagar el impuesto revolucionario. También realizan secuestros exprés, que finalizan cuando la familia paga el rescate en Pakistán.
La estructura extremista gestiona esos recursos de forma cada vez más compleja. Las células paquistanís suelen mandar el dinero a Gran Bretaña o a Pakistán. Pero nunca mediante transferencias bancarias. Los envíos se realizan empleando a correos humanos que viajan al Reino Unido en avión y con varios miles de euros encima. Para remitir el dinero a Pakistán, suele utilizarse el sistema de la hawala, un método tradicional de transferencia de dinero muy empleado por los inmigrantes que no deja rastros escritos.

Además, la policía ha detectado que las células paquistanís han comenzado a invertir ese dinero en bolsa. “Emplean agencias internacionales que les permiten comprar en un país y recuperar el dinero en otro”, señala otro mando policial, que destaca: “También invierten para incrementar el capital.”

Alerta por la llegada de varios muyahidines

Uno de los mayores focos de preocupación de Policía Nacional, Guardia Civil, CNI y Mossos d’Esquadra es la llegada, ya confirmada, a Catalunya de al menos una decena de muyahidines paquistanís que han combatido y han recibido entrenamiento en Pakistán y Afganistán. “Seguimos a varios muy de cerca, aunque llevan una vida discreta y no aparecen en entornos radicales”, dice un agente.

Según informó la cadena estadounidense ABC, varios jóvenes paquistanís reclutados en Catalunya han sido entrenados en un campo de terrorista en la localidad paquistaní de Razmak, en la región del Waziristán. Sin embargo, también se ha detectado la llegada de varios individuos que han sido entrenados en esos campos pero que nunca habían residido aquí. El temor que reconocen las fuerzas de seguridad es que estos individuos “pueden actuar, primero, como un imán atrayendo a más voluntarios, pues ante ellos tienen un aura de héroes, y segundo, como catalizadores, ya que tienen los conocimientos de fabricación de explosivos y de guerrilla urbana suficientes para pasar a la acción”.

_______________________________________________

20/1/2008  EDITORIAL

La amenaza que no cesa de Al Qaeda

La detención, en Barcelona, de una célula de presuntos terroristas islamistas es un recordatorio de que el peligro está aquí y de que los servicios policiales y de información no han bajado la guardia. Desde los ataques del 11-M en Madrid las fuerzas de policía de nuestro país han reforzado sus unidades especializadas en combatir el terrorismo de raíz islamista –muy mal dotadas en la etapa anterior a la masacre de los trenes– y la colaboración internacional se ha extendido y fortalecido. Esta colaboración ha jugado, precisamente, un papel esencial en la localización y detención de la célula.
El juicio por los atentados de Madrid ha demostrado que la policía y la justicia españolas están a la altura de lo que se espera de esas instituciones para combatir el terrorismo, pero eso no nos libra de nuevos intentos criminales por parte de fanáticos. España aparece a menudo en los comunicados de Al Qaeda, sea por la presencia de tropas españolas en Afganistán, sea por Ceuta y Melilla, sea por la reivindicación irredenta del mítico Al Andalus. La proximidad de las elecciones legislativas de marzo puede provocar en algunos el deseo de emular lo sucedido en Madrid hace cuatro años.

La célula desarticulada en la madrugada de ayer en los barrios de Santa Caterina y del Raval de Barcelona estaba en una fase muy avanzada para cometer un atentado de grandes magnitudes, en la capital catalana o en otras ciudades españolas y francesas. No se trataba ya de un grupo que recibía adoctrinamiento ideológico o realizaba trabajos de planificación de atentados, como en casos anteriores descubiertos por la policía después del 11-M. Según los primeros indicios, el grupo se estaba adiestrando para preparar y colocar artefactos explosivos de gran potencia, disponía de material necesario para confeccionar bombas y planeaba abastecerse de todo lo necesario para esa tarea.
España, en general, y Catalunya, en particular, son territorios en los que puede resultar fácil para los terroristas camuflarse entre esa gran mayoría de inmigrantes pacíficos y honrados que desde el norte de África o desde el subcontinente indio han venido a ganarse el pan, sin que esa constatación nos tenga que hacer caer en la histeria xenófoba y antiislamista. Pero el reconocimiento de esa vulnerabilidad debe servir para que las autoridades se mantengan alertas y los ciudadanos apoyemos su esfuerzo para garantizar la seguridad.

_______________________________________________

21/1/2008  LA AMENAZA ISLAMISTA|LA GÉNESIS DEL PLAN TERRORISTA ABORTADO POR LA GUARDIA CIVIL

Al Qaeda ordenó desde Waziristán atentados suicidas en Barcelona

ANTONIO BAQUERO / JORDI CORACHÁN
BARCELONA

La acción terrorista abortada el sábado en Barcelona fue decidida meses atrás en Pakistán por la estructura central de la red de Al Qaeda. Según explicaron a este diario fuentes de la investigación, varios de los 14 detenidos (12 paquistanís y dos indios) habían recibido la orden de atentar en Barcelona de altos mandos de la red de Osama Bin Laden, en una reunión celebrada en un campo de entrenamiento en la región paquistaní del Waziristán. Además, esas fuentes señalaron que, al menos, uno de los detenidos está implicado en la falsificación de documentos y no descartaron nuevas detenciones. Ayer, los 14 detenidos se encontraban en dependencias de la Dirección General de la Guardia Civil.

De los 14 detenidos, 13 eran residentes en Barcelona. Varios de los que residían aquí habían realizado viajes hace muy pocas semanas a Pakistán. Los datos que obran en manos de las fuerzas de seguridad y los servicios de inteligencia señalan que varios detenidos habían aprovechado esos viajes para recibir formación terrorista en los campamentos que, tras la pérdida de su santuario en Afganistán, Al Qaeda ha logrado reconstruir en esa región paquistaní.
“Los que han dado la orden se encuentran en Pakistán”, señalaron esas fuentes, que precisaron el tipo de atentado que se preparaba: “Planeaban ataques suicidas. Los que se habían desplazado hasta aquí lo habían hecho para suicidarse”. Actualmente, la rama paquistaní de Al Qaeda, que agrupa varios grupos, está liderada por dos terroristas, Matiur Rehmán y Faqir Mohamed, que han dado prioridad a la captación de voluntarios en Europa.

ATAQUE POLÍTICO

Esas fuentes explicaron que los miembros del comando eran seguidores de grupúsculos extremistas, todos ellos bajo el paraguas de Al Qaeda. Así, varios detenidos eran simpatizantes de Lashkar e Toiba (LET, el Ejército de los Puros), un grupo terrorista paquistaní y al que se acusa atentados en la India. Otros formaban parte de Takfir ual Hiyra (Anatema y Exilio), una de las corrientes más violentas. En cuanto a objetivos, esas fuentes aseguran que “planeaban un atentado como el del 11-M, pero con suicidas”. “No sabemos dónde, pero sospechamos que buscaban algún lugar concurrido, como el metro o el tren”.

Otras fuentes de Interior aseguraron que uno de los objetivos era una mezquita del Raval frecuentada por paquistanís partidarios de la exprimera ministra paquistaní Benazir Bhuto, asesinada el pasado 27 de diciembre y del también exprimer ministro Nawaz Sharif. Los extremistas pretendían “dar un escarmiento con un atentado político” a estos paquistanís por ser más moderados.

CÉLULA DURMIENTE

Según esas fuentes, la célula, que era durmiente, se activó con la llegada desde Pakistán de uno de los detenidos que actuaba de enlace con la cúpula de Al Qaeda. El aviso de su llegada fue enviado por los servicios secretos paquistanís a sus homólogos españoles y franceses. El espionaje de Pakistán detectó el viaje de este extremista gracias al dispositivo de seguridad e inteligencia que desplegó para proteger al presidente Perwez Musharraf durante su visita a Bélgica, Francia, Gran Bretaña y Suiza, que comenzó ayer.
Pero en la comunidad paquistaní se insistía en que los detenidos solo eran miembros del Tabligh, una secta que pregona la no violencia, y que estaban reunidos planificando actividades de proselitismo.

_______________________________________________

22/1/2008 17:02 h RUEDA DE PRENSA EN BARCELONA

El colectivo paquistaní reclama la “rápida liberación” de los arrestados en la redada del Raval

ANTONIO BAQUERO
BARCELONA

La Federación de Asociaciones Paquistanís de España ha pedido la “rápida liberación” de los 12 paquistanís y dos indios detenidos el sábado en Barcelona bajo la acusación de preparar acciones terroristas. Afzal Ahmed, uno de los responsables de este organismo, ha señalado que los detenidos “son inocentes” y ha anunciado que han solicitado una reunión con el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba.

Para sustentar sus palabras, Ahmed ha afirmado que todos los paquistanís que hasta ahora han sido detenidos en España por presuntos delitos de terrorismo han acabado quedando en libertad. Este representante ha asegurado que, con esas detenciones, la comunidad paquistaní “se siente muy dolida y perseguida”.

Además, la federación ha exigido a la Guardia Civil que pida disculpas al colectivo musulmán ya que considera que “ha insultado los sentimientos de los musulmanes” y “ha faltado al respeto a los símbolos sagrados” pues durante la redada, cuando los agentes entraron en una mezquita, tiraron un Corán al suelo.

Rueda de prensa atípica

Los representantes del colectivo paquistaní han hecho este llamamiento en una rueda de prensa que, para sorpresa de los periodistas asistentes, ha comenzado con la recitación de varios versículos del Corán. “Esta es una tradición de nuestro país”, ha dicho Afzal, que ha acusado a la prensa de “criminalizar al colectivo paquistaní”.

En el acto también ha intervenido el Consell Cultural Islàmic de Catalunya que, por boca de su portavoz, Mohamed Halhul, ha mostrado su “confianza en la acción de la justicia” y ha pedido que no se criminalice a la comunidad musulmana. No obstante, también ha solicitado que, durante las operaciones policiales, “se tenga especial cuidado si se entra en mezquitas para no herir los sentimientos religiosos”.

_______________________________________________

22/1/2008  LA AMENAZA TERRORISTA|ENTREVISTA CON FERNANDO REINARES // ANTONIO BAQUERO|CATEDRÁTICO DE LA UNIVERSIDAD REY JUAN CARLOS

Fernando Reinares: ”Es más fácil incriminar a un etarra que a un islamista”

ANTONIO BAQUERO
BARCELONA

Considerado como uno de los mejores especialistas españoles en Al Qaeda, Reinares avanzó en el 2003 que España iba a sufrir un ataque.

–¿Le ha sorprendido la detención de paquistanís?
–No. Había precedentes. Al Qaeda se ha instalado en Pakistán, donde está su núcleo central. Un porcentaje significativo de la opinión pública paquistaní simpatiza con la yihad global. Además, hay grupos que están vinculados a Al Qaeda y que han penetrado en comunidades paquistanís en Europa. Y muchos inmigrantes paquistanís en Catalu-
nya son del Punjab, donde hay colectividades muy radicalizadas.

–¿Hasta qué punto?
–No se debe estigmatizar a los paquistanís, pero sus reacciones ante el fenómeno de Al Qaeda van del rechazo de muchos a la ambigüedad y el apoyo de una minoría. Además, en esa comunidad está muy presente el Tabligh, un movimiento que hace suyo un concepto del islam que, sin dudarlo, calificaría de extremista y que proporciona un marco para la radicalización de musulmanes. Muchos yihadistas usan la actividad del Tabligh para viajar y reclutar.

–La redada ha sido calificada de “preventiva”. ¿Es España el único país que hace operaciones así?
–Para empezar, cuando las fuerzas de seguridad españolas actúan es que tienen razones para hacerlo. Prueba de ello es que son las que tienen un mayor porcentaje de eficacia policial en Europa, es decir, de detenidos que son procesados. Hay pocos países occidentales que corran riesgos. Por eso, Gran Bretaña, Francia, Dinamarca o Italia efectúan, como España, acciones policiales preventivas. Las operaciones contra el terrorismo global o son preventivas o son reactivas (después de un atentado). Entre la planificación y la ejecución de un atentado pueden pasar meses o semanas.

–Pero esa premura tiene efectos en la calidad de las pruebas.
–Actuar así hace que muchas veces las pruebas sean ser de carácter indiciario o circunstancial.

–¿Está preparada la ley española?
–En España tenemos un marco legal eficaz y desarrollado para luchar contra ETA, pero hay que adaptarla al terrorismo internacional, que se desarrolla en idiomas distintos, con una amplia red de conexiones internacionales y con una organización distinta. Vivimos la excepcionalidad española. Somos el único país que ha sufrido un gran atentado y que no ha adecuado su marco legal. Por ejemplo, otros países admiten pruebas obtenidas por medios de vigilancia que aquí no se aceptan.

–¿Cuál es el principal problema?
—Incriminar a un terrorista de Al Qaeda es más difícil que a uno de ETA. En España, el concepto jurídico de terrorismo está referido a un delito organizado e interno. En cambio, el terrorismo islamista exhibe una articulación organizativa amorfa y tiene conexiones internacionales. La legislación facilita aún más la acumulación de pruebas indiciarias y circunstanciales. Además, hay que tipificar como delito cosas que hasta ahora no lo son porque no se corresponden con el repertorio etarra. Los modelos de financiación y el entrenamiento propios de Al Qaeda son dos de esos elementos.

–¿Qué se debe hacer?
–El ámbito judicial debe especializarse en este fenómeno. Hay un esfuerzo loable de algunos jueces y de la fiscalía de la Audiencia. Solo un juez que conozca bien el fenómeno redactará sentencias a partir de pruebas indiciarias y circunstanciales. En la mayoría de casos, son lo único que se puede obtener antes de que sea tarde. En este fenómeno, las pruebas no suelen relacionarse con el concepto tradicional de hechos probados.

_______________________________________________

22/1/2008  EDITORIAL

Editorial: Islamismo y legalidad

La operación que ha permitido desmantelar un comando de 14 presuntos terroristas islámicos se enfrenta a un dilema clásico en un Estado de derecho. Mientras las fuerzas de seguridad disponen de indicios suficientes para deducir que han dado con una célula bien organizada y con objetivos fijados, la concreción de pruebas plantea no pocas dificultades. De forma que resulta tranquilizador para la opinión pública que el grupo haya sido neutralizado, pero es bastante más problemático proceder a la instrucción judicial de la causa.

Inducir a la sospecha, dar pie a suposiciones y otros estados de ánimo parecidos no son suficientes para que la fiscalía y los jueces puedan actuar. La prórroga hasta mañana solicitada por los investigadores para aportar a la instrucción pruebas de convicción sólidas con las que acudir a la Audiencia Nacional es más que un indicio de las dificultades que entraña pasar de la presunción a la certidumbre. Estas son las reglas del juego en el Estado de derecho, incluso en los casos que provocan mayor alarma social, como la violencia islamista.

El terrorismo global, adscrito a una de las múltiples franquicias de Al Qaeda, está tan profesionalizado que puede plantear estos desafíos a los servicios de seguridad de los países democráticos. No se trata de una situación inesperada. Antes al contrario, debe figurar en el horizonte policial hacer frente a estos desafíos, adelantarse a los acontecimientos e intervenir para evitar males mayores –la comisión de un atentado–, aunque el material probatorio impida después seguir adelante. Esta forma de proceder puede reputarse excesivamente garantista, pero es preferible a cualquier excusa para vulnerar la ley.

_______________________________________________

23/1/2008 22:42 h LA AMENAZA TERRORISTA

El juez encarcela a 10 islamistas y dice que planeaban atentar el pasado sábado en BCN

EFE
BARCELONA

El juez Ismael Moreno ha ordenado que ingresen en prisión a diez de los detenidos en Barcelona el sábado por pertenencia a banda armada –a tres les acusa de ser terroristas suicidas–, que habían planeado cometer atentados suicidas en el transporte público de la capital catalana el día de su arresto.

A todos ellos, salvo para dos de los tres a los que acusa de ser terroristas suicidas, les imputa también los delitos de tenencia y fabricación de explosivos y a otros dos de los 12 que hoy han prestado declaración ante el juez –Mohamed Imren y Sarosh Aki Mohamed– les ha dejado en libertad sin medidas cautelares.

De acuerdo con el auto de prisión, los tres presuntos terroristas suicidas –Mohamed Shoaib, Mehmooh Khalib e Imran Cheema– habían llegado a Barcelona procedentes de Pakistán entre el pasado octubre y mediados de este mes de enero, un “patrón común”, señala el juez, en este tipo de organizaciones extremistas islámicas, que para cometer un atentado suelen desplazar a los suicidas poco tiempo antes de realizarla.

Sin la potencia suficiente

Así, el atentado suicida contra el transporte público de Barcelona había sido programado para el fin de semana del 18-20 de enero, el mismo que fueron arrestados.

A otros dos de los acusados, Maroof Ahmed Mirza y Mohammad Ayud Elahi Bibi, Ismael Moreno les acusa de ejercer el liderazgo ideológico y operativo del grupo, aunque señala a Ahmed Mirza como el líder religioso y organizador de los potenciales atentados terroristas.

Sobre la sustancia hallada por la Guardia Civil en los registros domiciliarios practicados, identificada como nitrocelulosa, y otros elementos mecánicos y eléctricos, aptos para la construcción de artefactos explosivos, el magistrado afirma que si bien carecían de la suficiente potencia destructiva para cometer un atentado “con garantías de causar estragos”, podrían ser válidos para hacer prácticas en la manipulación de artefactos explosivos.

Próximo a lograr “plena capacidad técnica”

El responsable del Juzgado Central de Instrucción número dos de la Audiencia Nacional afirma que este grupo habría alcanzado capacidad operativa suficiente y se encontraría “muy próximo” a conseguir “plena capacidad técnica” en la fabricación de artefactos explosivos.

Añade en su resolución que la célula islamista desarticulada en la operación del sábado en el barrio barcelonés del Raval constituía un grupo organizado y especializado, que tenía como base ideológica el movimiento Tabligh e Jamaa, “versión rigurosa” del Islam.

Esta corriente, señala el magistrado, justifica el uso “indiscriminado” de la violencia como “herramienta lícita” para lograr sus objetivos político religiosos.

Niegan las acusaciones

Todos los detenidos, que han sido interrogados por el juez y el fiscal de la causa, Vicente González Mota, durante casi siete horas han negado las acusaciones que les atribuían, parte de las cuales, de acuerdo con el magistrado, han surgido de algunos de los coimputados así como de un testigo protegido.

Los otros cinco islamistas que han ingresado en la cárcel son Mohamed Tarik, Qadeer Malik, Hafeez Ahmed, Roshan Jamal Khan y Shaib Iqbal.

La operación que permitió desarticular a este presunto grupo radical el pasado 19 de enero supuso en un primer momento la detención de 14 personas, pero dos de ellas fueron ayer puestas en libertad por la Guardia Civil.

_______________________________________________

23/1/2008  LA AMENAZA TERRORISTA

La Guardia Civil dejará hoy libres al menos a 4 islamistas detenidos

JORDI CORACHÁN / ANTONIO BAQUERO
BARCELONA

Al menos cuatro de los 14 detenidos el sábado en Barcelona saldrán en libertad, probablemente hoy. Anoche, los investigadores de la Guardia Civil ultimaban la puesta en libertad de cuatro de los acusados y barajaban la posibilidad de excarcelar a una quinta persona arrestada por su presunta colaboración con una célula terrorista. Fuentes de la investigación señalaban que el análisis de las pruebas y los interrogatorios demostraban que esos detenidos, pese a encontrarse en los pisos y la mezquita intervenidos, no estaban vinculados con el supuesto complot terrorista.

En cambio, los investigadores mantendrán las imputaciones de terrorismo contra el resto de los detenidos, que hoy pasarán a disposición del juez Ismael Moreno, de la Audiencia Nacional. Fuentes de la investigación reconocen que el aviso de atentado inminente que se recibió el viernes, procedente de los servicios secretos franceses, obligó a intervenir a toda prisa y desmantelar la célula sin poder haber efectuado adecuadamente la recopilación de pruebas, algo que está afectando a la instrucción del caso.

ALGODÓN PÓLVORA

Anoche se supo que la sustancia intervenida a los detenidos es nitrocelulosa, también conocida como algodón pólvora, que suele utilizarse en la elaboración de explosivos, aunque no puede ser el componente principal. El FBI alertó en el 2003 que Al Qaeda pretendía utilizar la nitrocelulosa, que tiene un aspecto similar al algodón y tampoco huele, para atentar contra aviones. La Guardia Civil se incautó de 30 gramos de nitrato de celulosa, cuatro temporizadores, bolas de acero, cables, diversas pilas y otros componentes para fabricar bombas.

Los servicios secretos franceses advirtieron el viernes pasado a sus homólogos españoles del CNI de que la célula de Barcelona había recibido explosivos y estaba preparada para cometer atentados, lo que confirmaba las sospechas de Pakistán, que también alertó sobre este extremo.

Además, ayer, el diario lisboeta Público informó de que los servicios secretos portugueses también habían vigilado a dos de los detenidos durante una reciente visita que habían realizado a Portugal. De hecho, las detenciones en Barcelona han llevado al Gobierno luso a activar la alerta por consejo del CNI.

_______________________________________________

23/1/2008  LA AMENAZA TERRORISTA|ENTRESIJOS DE LA INVESTIGACIÓN

Saura: “Más vale pecar de exceso”

JORDI CORACHÁN
BARCELONA

Para evitar atentados, “más vale pecar por exceso que por defecto”, declaró ayer Joan Saura, conseller de Interior. “La decisión que tomó el ministro Pérez Rubalcaba es la que yo hubiera tomado”.

El conseller agregó: “Que haya detonadores y balines es preocupante, y por lo tanto, independientemente del alcance de la operación, creo que se actuó correctamente y que, en estos casos, vale más pecar por exceso”.

Un responsable de la Guardia Civil relacionado con la investigación de los 14 detenidos de Barcelona aseguró a este diario que habrá más redadas como esta: “Tenemos que acostumbrarnos a las operaciones preventivas para evitar atentados”.

¿Y los derechos? ¿Y la presunción de inocencia? “Hay que respetar siempre el marco legal, pero hay que actuar enseguida. La sociedad tiene que comprender que en estos casos no se puede hacer una instrucción convencional y reunir todas las pruebas, porque te puedes encontrar con 50 muertos encima de la mesa”, asegura.

El jefe de la Guardia Civil dice que tuvo seis horas para actuar. “El Centro Nacional de Inteligencia (CNI) nos alertó al mediodía y por la noche ya registrábamos viviendas y mezquitas, y deteníamos a los sospechosos”, recalca.

Lo habitual es que la Guardia Civil primero investigue y después actúe. Pero, esta vez, fue al revés. Tras los arrestos se comenzó a buscar pruebas. Contra reloj. ¿No se podía esperar?

El responsable de la Guardia Civil devuelve la pregunta: “¿Cuando el CNI te dice que los franceses alertan de que un grupo terrorista te va a poner una bomba en Barcelona, qué haces? Él mismo tiene la respuesta: “Lo primero es salvar vidas. Nos dijeron de que un grupo que estábamos investigando disponía ya de explosivos y que iban a actuar de inmediato”.

Endeblez del caso

Ahora, ya se plantean soltar, por falta de pruebas, a cuatro o cinco de los 14 detenidos. También es posible que el juez ponga en libertad a alguno más.

Sin embargo, el responsable de la Guardia Civil subraya: “Se actuó como hay que actuar. Si hay el más mínimo riesgo para la vida humana, hay que intervenir, aunque luego el juez los ponga en la calle. O hacemos esto o tendremos un disgusto”.

_______________________________________________


24/1/2008  LA AMENAZA TERRORISTA|LA RESOLUCIÓN

El juez certifica que los islamistas iban a cometer atentados suicidas

PATRICIA MARTÍN
MADRID

Un testigo protegido ha dado la clave. Una persona que supuestamente conocía de primera mano las reuniones celebradas en el Raval de Barcelona ha ofrecido una declaración tan contundente que ha convencido al juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno de que los islamistas detenidos el pasado fin de semana en Barcelona preparaban un atentado inminente. Se iban a suicidar, tal como adelantó EL PERIÓDICO, en transportes públicos ese mismo fin de semana, en lo que hubiera supuesto una masacre similar a la del 7-J de Londres, donde fallecieron 56 personas. El magistrado envió ayer a prisión a 10 de ellos. Los cuatro restantes fueron puestos en libertad por falta de pruebas.

Moreno detalla, en los autos de prisión, que los arrestados constituían un grupo organizado con una “clara y especializada” división de funciones. Así, el líder “religioso y operativo” era Maroof Ahmed Mirza, según las declaración del testigo protegido, que ha explicado que fue Ahmed Mirza el que eligió dónde y cómo cometer el atentado. El juez, que siempre se refiere a la futura acción criminal en plural, dando a entender que los suicidas iban a inmolarse en varios transportes o vagones para multiplicar la masacre, revela que Ahmed Mirza cambió sus planes sobre la fecha y el lugar elegido una vez. Además, Moreno explica que el líder, durante los rezos, hacía “llamamientos a la yihad y al sacrificio, refiriéndose a las personas que iban a actuar como suicidas”.

LA RELIGIÓN

El otro jefe de la célula era Mohammad Ayud Elahi Bibi. Según el juez, ambos tenían amplios conocimientos religiosos y, por tanto, gozaban de respeto. Todos estaban cohesionados en torno al movimiento Tabligh e Jamaa, “versión rigurosa del islam” que justifica el uso “indiscriminado de la violencia como herramienta lícita para lograr sus metas político-religiosas”.

Moreno asegura que los presuntos suicidas eran tres: Mehmooh Khalid, Mohammed Shoaib e Imram Cheema, en virtud de la declaración del testigo y de su reciente llegada a Barcelona. El primero llegó el 8 de octubre, procedente de Pakistán, vía Estocolmo. El segundo, el 12 de noviembre, también procedente del país musulmán pero a través de Alemania. El último en llegar fue Cheema, entre mediados de diciembre y enero, procedente, “al parecer”, de Portugal. El magistrado argumenta que es “patrón común” en las organizaciones extremistas que los kamikazes se desplacen poco antes de la fecha prevista para el atentado.

LOS EXPLOSIVOS

El Periódico adelantó el lunes que la estructura central de Al Qaeda en Pakistán ordenó cometer un atentado similiar al 11-M pero con suicidas. De hecho, el auto explica que los presuntos kamikazes llegaron a Barcelona dos meses después del supuesto experto en explosivos, Hafeez Ahmed, que regresaba de un viaje de cinco meses a Pakistán. Tres de sus colegas de célula, así como el famoso testigo, le han delatado ante el juez.

En su opinión, el grupo, además de haber logrado “capacidad operativa a nivel humano”, estaba “muy próximo” a la consecución de explosivos. De hecho, uno de los arrestados, Qadeer Malik, arrojó al contenedor material que servía para la fabricación de artefactos. Además, en los registros se encontró nitrocelulosa y elementos mecánicos y eléctricos que, si bien no tienen “suficiente potencia destructiva” para lograr daños, sí servían para enseñar cómo manipular las bombas.

En conclusión, el juez, de acuerdo con la petición del fiscal Vicente González Mota, envió a prisión a 10 de los arrestados –que se habían declarado inocentes– por los delitos de integración en banda armada y tenencia de explosivos, salvo a dos de los suicidas, a quien imputó solo el primero. Además, dejó en libertad a Mohamed Imren y Sarosh Aki Mohamed. La Guardia Civil ya había excarcelado a otros dos arrestados.

_______________________________________________

24/1/2008 16:47 h EN PRISIÓN 10 DE LOS 14 INTEGRISTAS DETENIDOS EN EL RAVAL

Conde-Pumpido eleva a seis los islamistas que iban a cometer el atentado suicida en Barcelona

AGENCIAS
MADRID

El fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido, ha elevado hoy a seis el número de miembros de la célula islamista desarticulada el pasado sábado en Barcelona que, según la fiscalía, estaban dispuestos a cometer atentados suicidas en el transporte público de la ciudad.

El auto del juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno, en el que ordenó el ingreso en prisión de 10 de los detenidos, limitaba a tres el número de islamistas que querían causar la matanza –Mohamed Shoaib, Mehmooh Khalib e Imran Cheema– y atribuía a los otros imputados diversas tareas dentro de la organización.

Según Pumpido, las pruebas aportadas por la policía y por un testigo protegido acreditan de forma contundente la tesis de que de los 10 detenidos, seis tenían la misión de suicidarse, mientras que dos eran líderes del comando y otros dos expertos en explosivos.

Mantener la “guardia alta” para actuar con anticipación

Pumpido ha recordado que el fiscal de la Audiencia Nacional solicitó la prisión incondicional de 10 de los 12 detenidos por existir datos que acreditaban su vinculación con los explosivos incautados y con la célula terrorista.

Para el fiscal general, existían datos suficientes para ello, además de que se les interviniera nitrocelulosa, temporizadores, cables y material que podía utilizarse como metralla y de que la actuación de estos presuntos terroristas era “más o menos inminente”.

Conde-Pumpido ha destacado la importancia de mantener “la guardia alta” para “no tener que responder después de que se hayan producido las víctimas” y actuar como lo han hecho las fuerzas de seguridad, la fiscalía y el juez, “antes de que el atentado se produzca”.

Los arrestados niegan las acusaciones

Los 12 presuntos islamistas comenzaron ayer a declarar ante el titular del juzgado de Instrucción número dos, Ismael Moreno, que se encontraba de guardia en el momento en el que se produjo la operación, desarrollada por la Guardia Civil y el Centro Nacional de Inteligencia (CNI).

Todos ellos respondieron a las preguntas efectuadas por el juez y el fiscal, aunque en todos los casos negaron las acusaciones por las que se les imputaba.

_______________________________________________

24/1/2008  EDITORIAL

No eran solo balines, ‘conseller’

El juez sostiene que el transporte público de Barcelona estuvo a punto de ser objeto el pasado fin de semana de un gran atentado por parte de radicales islamistas. Es la inquietante conclusión a la que ha llegado el juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno, que anoche decidió enviar a prisión a 10 de los detenidos en la operación antiterrorista del pasado sábado, y que acusa a tres de ellos de estar a punto de suicidarse cometiendo una matanza. No es momento de crear alarmismo, pero si el juez ha hallado indicios de que estaba a punto de cometerse un atentado, procede que la población sea cabalmente informada de un riesgo real.

El conseller de Interior de la Generalitat, Joan Saura, en una comparecencia ayer mismo en el Parlament, quitó hierro a la operación policial. Saura, que al no tener competencias sobre lucha antiterrorista no tiene más información que la que le proporciona el Ministerio del Interior, se aventuró, sin embargo, a afirmar que “no había objetivos definidos para atentar en Catalunya”, lo que contradice de plano el auto del juez Moreno. Y añadió que Catalunya no era un nido del terrorismo islamista. El martes había hablado con cierto retintín de que era “preocupante” que en la operación se hubieran hallado detonadores y balines. Es grave que el máximo responsable de la seguridad en Catalunya haga unas declaraciones aparentemente tan a la ligera, que parecen querer minimizar la operación realizada por la Guardia Civil. Es posible que Saura tratara de no criminalizar al colectivo paquistaní de Catalunya –casi todos los detenidos son de esa nacionalidad–, pero negar la importancia de las detenciones constituye una actitud buenista que resulta impropia. Las fuerzas políticas españolas y los servicios de seguridad hicieron autocrítica por no haber dado importancia a la amenaza terrorista que se plasmó el 11-M del 2004 en Madrid. Algo deberíamos haber aprendido desde entonces.
El hecho de que el juez haya dictado auto de prisión contra 10 de los detenidos no debe, sin embargo, hacernos olvidar su condición de presuntos terroristas. Es exigible un juicio con todas las garantías que se base en investigaciones rigurosas y donde los acusados puedan defenderse. Pero de ahí a no darnos cuenta de que Barcelona, como ciudad occidental y abierta, puede sufrir el zarpazo de los radicales islamistas va un gran trecho.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: