Rastros de Dixan

noviembre 23, 2009

El fiscal quiere una “verdad” sin pruebas y pide 8 años más de prisión para los 11 del Raval

Filed under: El Juicio — yatero @ 7:03 pm

Acaso porque en este juicio los hechos parecen por momentos escurrirse de la celda en que se hallaban confinados, el ministerio fiscal ha hecho, en su alegato, repetidas alusiones a la necesidad de “saber la verdad”. En el inesperado brindis metafísico que ha realizado la fiscalía en el momento de presentación del informe final, el esclarecimiento de los hechos queda postergado sine die en favor de las convicciones morales y políticas que se ocultan tras toda “verdad”; en este sentido, los fiscales acuden simplemente a los hechos para que confirmen las buenas intenciones de quienes, por encima de cualquier otra consideración, tienen como deber supremo “… garantizar la seguridad de todos los españoles”, a saber los jueces y cuerpos de seguridad.

El punto culminante de la sesión de hoy, a todas luces la penúltima de las que componen este juicio estrambótico que no busca sino la verdad, ha sido en efecto la declaración de condena solicitada por la fiscalía pública, y posteriormente replicada sin mayores modificaciones por la acusación particular, en este caso la Associació Catalana de les Víctimes d’Organitzacions Terroristes. Añadiendo ocho años a las penas solicitadas con anterioridad para cada uno de los acusados por encontrarlos culpables del inasible delito de conspiración, la fiscalía parece empeñada hasta las últimas consecuencias en defender la bondad moral del auto exigiendo la máxima severidad con los detenidos. Estos, mientras tanto, asisten obedientemente a los procedimientos de una vista en la que dirime su presente y futuro sin contar siquiera con una traducción que pudiera permitirles entender hasta qué punto su vida pende de un hilo. Nadie ha previsto, ni considera necesario, que los detenidos comprendan exactamente de qué se les acusa; según parece, su contribución a la identificación de la verdad se da por descartada. En la atmósfera opresiva y lúgubre de un sótano de la Audiencia, sólo presenciamos un gesto de calidez: el saludo afectuoso que los detenidos dirigen a sus familiares una vez finalizada la sesión. Es muy posible que el vidrio que separa a unos y a otros sea a prueba de balas, pero todavía no parece impermeable a las muestras de afecto.

La fiscal Mª Dolores Delgado, personada habitualmente en las causas de terrorismo yihadista que tienen lugar en la Audiencia Nacional, ha aducido la jurisprudencia que justifica tamaña solicitud de pena por parte del ministerio público. Si bien ha referido casos tristemente célebres como el de la Operación Nova, resulta significativo que se haya remitido al juicio contra Ekin para determinar el concepto de “terrorismo”, demostrando así que, desde la óptica de dicho tribunal, la actividad terrorista es un totum revolutum en el que caben organizaciones con orígenes, procedencias, móviles y modos de operación completamente distintos entre sí. Aunque el camino a la verdad pueda ser tortuoso, una vez localizada, ésta parece iluminarlo todo…

Sin mucha convicción, tal vez porque el testimonio del periodista Claudio Franco la semana pasada echó por tierra el escaso crédito que le restaba al video inculpatorio de Maulvi Omar, la fiscalía ha presentado dicha prueba en su informe, a la espera de que el juez estime su valor probatorio. No parece a estas alturas que pueda esperarse mucho de un video presentado en su momento por algunos expertos y medios de comunicación como prueba indubitable, como ha quedado en nada la acusación de falsificación de documento público que pendía sobre uno de los acusados, Qader Malik, que simplemente había fotocopiado y plastificado su permiso de residencia ante la eventualidad de que pudiera perderse.

La acusación particular, por su parte, ha hecho referencia a los numerosos “elementos periféricos colaterales” (sic) que dan fuerza a la declaración de F1, tratando con ello de soslayar la evidencia de que todo el auto reposa única y exclusivamente en la declaración de un “testigo protegido colaborador” (y aquí las alusiones a diversos autos contra redes de tráfico de drogas): los tubos de plástico vacíos, probablemente contenedores de bengalas, los guantes de látex, la nitrocelulosa, los balines de acero, etc. Pero la insustancialidad de esos elementos probatorios no se debe únicamente a su carácter circunstancial, ni tampoco a que el ministerio fiscal carezca de una sola evidencia que ligue a alguno de los detenidos con tales elementos, sino al hecho de que dichas bengalas parecen haber sido importadas de China por una empresa francesa, lo que da verosimilitud a la argumentación de que fue el propio F1 quien trajo dichos objetos días antes desde el país vecino.

La sesión concluye cuando el ministerio fiscal finaliza su alegato; entre los asistentes, queda en el aire la sensación de que resulta mucho más fácil entablar un combate por los hechos que un combate por una verdad construida sobre prejuicios y sobreentendidos. Mañana martes, con toda probabilidad, el juicio concluirá tras la presentación del informe de la defensa. Los hechos parecen concordar con las tesis sostenidas por la defensa, pero lo terrible es que tienen que hacer frente a un conjunto de intereses que se conjuran para hacer de la búsqueda de la verdad un pretexto para la razón de estado y para unas políticas preventivas basadas en la tipificación abstracta de los patrones de conducta que eventualmente permitirían la identificación de las personalidades terroristas.

Anuncios

1 comentario »


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: